Folletos con psicología de venta

Cierto es que, con los programas de edición que existen hoy en el mercado, casi cualquiera puede diseñar un producto gráfico de alta calidad, pero… ¿queremos entregarle a nuestros clientes -y potenciales clientes- un folleto bonito o queremos que ese folleto, además de ser visualmente atractivo, nos sirva para vender, nuestros productos y servicios, y para transmitir los valores de nuestra empresa? Y es que, tenemos que tener mucho cuidado. Un folleto tiene que tiene que ser un verdadero soporte de comunicación de nuestro negocio.

Y ¿qué significa esto? Pues que tenemos que tener muy claras las ideas que queremos transmitir, cuidarlo con esmero y dedicar el tiempo que sea necesario hasta dar con el concepto que queremos trasladar a nuestros clientes. Detrás de esta página hay un equipo de psicólogos, expertos en coaching empresarial y de venta, diseñadores, publicistas, expertos en comunicación y fotógrafos, capaces de conseguir el folleto que usted y su empresa necesita.

Qué NO haremos con su folleto

  1. Diseñar una portada sin gancho

La portada es lo primero en lo que se fija un potencial cliente. Si hacemos una portada de folleto demasiado común y estereotipada, poco vamos a conseguir. La atención se capta en los tres primeros segundos y pasado ese tiempo, es muy difícil que la persona se interese por el contenido que ofrece el folleto. Además, una cubierta o portada mediocre no logrará que el folleto destaque frente a la competencia y, menos aún, si la dicha portada no guarda ningún tipo de conexión o relación con el contenido real del folleto. Nuestros publicistas conocen el trabajo.

  1. Recurrir a bancos de imágenes

Es muy habitual recurrir a bancos de imágenes para conseguir fotografías que, por otros medios, son más difíciles de tener. Es una opción correcta y lícita, pero hay un problema y es que podría escoger alguna que ya ha sido utilizada por otros negocios. Una sesión de fotos en condiciones evidentemente será un coste añadido, pero ya las tendrá para futuras acciones promocionales que quiera hacer. Nuestros fotógrafos se ocuparán de esto.

  1. Escribir textos superfluos

Es verdad que la mayoría de gente tiene poco tiempo y paciencia para leer todo lo que hay en un folleto. Pero en cambio, sí que pueden hacerlo si detectan una frase o concepto que llame especialmente la atención. Esta es la razón por la que hay que ser claros y concisos a la hora de explicar las cosas. Somos expertos en comunicación, así que sabremos hacerlo.

  1. Elegir colores al azar para el diseño

No hay que elegir nunca colores sin sentido o sin que estén mínimamente justificados. Tampoco hay que abusar de una paleta cromática demasiado amplia. Lo importante es escoger aquellos colores que sintonicen con lo que estamos ofreciéndole al cliente y centrarnos exclusivamente en ellos. Aquí tiene que ver mucho la psicología del color, es decir, las sensaciones que un determinado color despierta en una persona. Nuestros psicólogos y expertos en coaching empresarial saben qué hacer para que su folleto le sirva para vender.

Tu folleto sería cómo éste:

Folleto con psicología de venta

folleto