Contenidos digitales: ¿gratuitos o de pago?

Como emprendedor digital sabes perfectamente que en la Red hay un montón de contenidos de casi cualquier tema. Y también sabe que estos contenidos son, en parte, gratuitos y, en parte, de pago. Esto es así porque cualquier negocio digital necesita ambos tipos de contenidos para crecer y tener ganancias. Sin embargo, distinguir entre qué tipo de contenido debe ser gratuito y cuál debe ser de pago, a veces no es fácil. Y es que, aunque cada creador seguirá diferentes pautas acerca de que contenidos regalar, y por cuales cobrar, no está de más seguir una serie de criterios que ayudarán a diferenciar entre los dos. Aquí van los tres puntos a tener en cuenta antes de decidir si un contenido digital debe ser de pago o gratuito:

 

  1. Un contenido gratuito tan sólo debe ofrecer una parte de la solución

Cualquiera puede acceder a un contenido gratuito cuando busca información sobre un tema en particular. Sin embargo, es importante recordar que no hay que decirles todo lo que necesitan saber. Si se hace así, nunca tendrán una motivación para pagar por la solución completa. Eso sí, la solución de pago que se ofrezca tiene que permitir, al usuario, acceder a una solución global para el problema que se le plantea. Si no se hace así, no volverá. Así que, mejor dedicar tiempo, trabajo y recursos para la elaboración de esa solución global de pago.

  1. Conseguir que el usuario vuelva a por más

Un contenido gratuito no sólo debe ser valioso para nuevos usuarios. También debe servir para fidelizar a los usuarios que, anteriormente, ya han hecho uso de nuestros servicios de pago. Es complicado que alguien nos pague después de haber accedido sólo a una de nuestras piezas de pago. Sin embargo, si el contenido es valioso y único, el interés se mantendrá y se regresará a por más.

A medida que nuestro contenido gratuito genere confianza e interés, habrá más gente dispuesta a pagar por los contenidos que ofrecemos. Y, cuando hayan comprobado que la solución de pago que han adquirido.

  1. Regalarlo todo puede ser demasiado

Algunos creadores cometen el error de ofrecer todo su contenido de forma gratuita. Sin embargo, si se da todo el contenido a precio 0 nadie encontrará motivación alguna para pagar por nuestros contenidos.  Además, hay mucha gente que se opone a pagar en Internet, alegando que puede encontrar mucha información gratis en muchos otros sitios –la Red nació con una premisa “todo gratis” que aún, en gran medida, se mantiene-.

Sin embargo, y pese a todo esto, reunir toda la información que se necesita, de una forma gratuita, requerirá mucho tiempo y esfuerzo. Juguemos con esto… y obtengamos beneficio de ahorrarle ese trabajo de búsqueda a quien nos necesita.

No Comments

Deja un comentario